¡Hola!

Me llamo Helena, como no podría ser de otro modo. Hija de fotógrafo (de flores por vocación) y nieta de pintor y fotógrafo. Estudié bachillerato de artes y por complicaciones de la vida nunca pude cumplir mi sueño de estudiar arquitectura. Así que, siendo muy joven, me busqué un trabajo estable, probé muchas alternativas y durante años me negué de la posibilidad de trabajar en cualquier cosa que tuviera que ver con lo artístico o con lo creativo. Hasta que la vida me pegó un frenazo en seco y me dió una sacudida que fue vital para mi futuro. Me di cuenta de que todas las alternativas seguras y confortables que estaba aceptando en mi vida, no estaban hechas para mi, no me llenaban en absoluto, debía dar un giro de 180º o al final tendría la sensación de haber pasado por el mundo de puntillas.

Empecé a formarme en confección enfocada a la alta costura de la mano de la academia Tresele3L y más adelante descubrí la pintura en seda de la mano de Carmen Escolano. Así fue como descubrí que debía intentar unir aquellas dos cosas que me apasionaban para poder darle forma y ver que daba como resultado.

Después de mucho estudiar y mucho mucho mucho trabajar, aprendí a defender mi sueño, a darle valor a mi trabajo, me empecé a conocer a mi misma de verdad, me di la oportunidad de ser yo. Es por eso que aquí está mi bebé, la ventana desde la que me asomo al mundo para que puedas disfrutar de las pequeñas cosas que hago desde mi taller en casa, en medio del campo. Aquí, el ruiseñor me da los buenos días cada mañana y los pinos me arropan y me dan calma. Y mientras pongo mis playlist a tope, mezclando temas de Piratas con otros de ópera clásica; aquí, en mi refugio, voy creando mis pequeñas cositas y de paso creo para mi una vida más sostenible y más plena.

Ante todo quiero darte las gracias de corazón por haber llegado hasta mi casa, mi refugio, mis ideas, mis ambiciones, mis sueños.

¿Cómo trabajo?

1. Selección del tejido.

Partimos siempre de tejidos 100% naturales de primera calidad, como son la seda, la lana o el algodón. Éstos son seleccionados con esmero para que el producto que te llegue a casa no solo sea bonito sino muy duradero.

2. Patronaje

Una vez hecha la selección de los tejidos, procedemos a dibujar los patrones sobre ellos para aprovecharlos al máximo. Dado que nos parece muy importante que en la confección se produzca el menor impacto posible en el medio ambiente, nos quebramos la cabeza hasta que los patrones van encajando en nuestros tejidos y estamos seguras de que vamos a producir el menor residuo e impacto posible. De este modo, no desperdiciamos absolutamente nada de tejido y todo tiene un fin. 

Después pasamos nuestros bocetos al tejido, dibujándolos con un lápiz adecuado y con mucho cuidado para evitar cometer errores insalvables en el tejido.

3. Colocación del tejido sobre el bastidor

Se coloca el tejido sobre los bastidores fabricados especialmente para esta labor y se sujetan con chinchetas y ganchos especiales hasta conseguir un tensado fino para poder pintar con comodidad sobre la pieza de tejido.

4. Preparación de los colores

Se preparan los colores especiales para estos tejidos. 

Aquí decidiremos la técnica vamos a emplear en función del diseño; gutta, acuarela, batik o varias combinadas. La seda es una fibra increible que admite muchas posibilidades y, pese a la complicación que conllevan las técnicas, resulta muy agradecida por lo vistoso de sus resultados. El brillo, la caída y el efecto final de los colores siempre resulta espectacular.

5. Pintura en Seda

Se pinta la seda, utilizando los mejores materiales del mercado, tanto de pinturas, como de maquinaria e instrumental. Esto es porque cuando comencé mi andadura en el mundo de la pintura en seda, la primera lección que recibí es que ningún cocinero que se preste podría trabajar jamás con un material deficiente, por eso, junto a la calidad de los tejidos, nos preocupamos por trabajar con materiales de calidad para obtener los mejores resultados.

6. Fijado al vapor

Todos los productos pintados a mano en tejido de fibra de seda se fijaran en un horno de vapor fabricado a medida para que los pigmentos se vuelvan permanentes. De este modo, el producto podrá lavarse sin que la pintura se vea alterada (véase cuidados y mantenimiento)

7. Confección

Las batitas de novia, bolsos, los cojines y los antifaces deben ser confeccionados. Este proceso siempre procura hacerse con hilos de seda natural y/o algodón (en función del tejido en el que se confeccione y el tipo de remate), con las terminaciones visibles hechas a mano, dando a las prendas calidad de Alta Costura.

8. Preparado para la entrega

Una vez confeccionado, todo producto se plancha y se dobla con esmero para que lo recibas en perfecto estado (si quieres ver como cuidar tus productos cuando los tengas en casa, visita nuestra página de cuidados y mantenimiento). Una vez hecho esto, el producto se embalará en una de nuestras cajitas de cartón envuelto en papel de seda y se prepara para su envío, ya sea en mano o a través de mensajería.

¿Cómo medimos nuestro nivel de sostenibilidad?

En Helena de León la sostenibilidad es un pilar fundamental de nuestra filosofía. Todo lo que hacemos y todas las decisiones que tomamos van encaminadas a conseguir una sostenibilidad plena, aunque bien sabemos que todavía nos queda un largo camino por recorrer. Por eso, somos fieles defensoras de la moda sostenible y el slow fashión. La durabilidad de nuestros productos, el cariño con el que queremos que los lleves puestos, que siempre que lo utilices sea para ti un momento especial; esos son nuestros objetivos.

Apostamos por una transparencia plena, por esa razón podemos decir que todos nuestros productos están fabricados en nuestro pequeño taller del pueblín; y lo que nos somos capaces de fabricar por tiempo o recursos, lo dejamos en mano de maravillosas artesanas que trabajan aquí en España. En estos momentos estamos hablando con el precioso proyecto de las chicas de Ellas lo Bordan y trabajando en los prototipos para ver si podrían llevarnos a cabo la confección de algunos de nuestros productos con el fin de añadirles un enorme valor.

Por todo esto, hemos decidido poner estos contadores para que tu puedas seguir desde nuestra página en que punto estamos y cual es nuestra evolución sostenible.

MATERIALES

%

Todos nuestros hilos y tejidos son 100% naturales. No solo porque buscamos alta calidad en toda nuestra materia prima, sino porque siempre estará en contacto con tu piel un tejido natural, evitando al mismo tiempo la producción de un nuevo tejido de poliéster que sería complicado de reciclar en el futuro y que dejaría residuos en cada lavado.

TRAZABILIDAD

%

Para nosotras es muy importante que todos los procesos se lleven a cabo dando trabajo al comercio local o de cercanía y a los artesanos que aun sobreviven a nuestro alrededor. Todo el algodón que utilizamos es ecológico y proviene de una producción sostenible y sin trabajo esclavo. Si quieres leer más sobre el algodón, pincha aquí. Estamos trabajando mucho para podernos permitir las mismas exigencias para la seda.

RESÍDUO

%

Trabajamos con patrones ZERO WASTE (cero residuo) para no generar desperdicios de tejido y las costuras suelen ser francesas, y de este modo evitar el tremendo gasto de hilo que se produce al remallar todas las costuras. Además de todo esto, las pinturas son no tóxicas, los aprestos totalmente naturales y en los procesos de fijado al vapor se reutiliza una y otra vez el agua. Por último, cuando lavamos a mano cada uno de nuestros productos, lo hacemos con agua fría y jabones naturales, para que el agua que quede pueda utilizarse para riego.