Este sencillo pero precioso antifaz de seda fue de esos trocitos de seda del que no queríamos desprendernos porque tiene un color precioso y un tacto envidiable. Eso si, como siempre forrado con nuestro algodón ecológico.