Ese es otro de esos preciosos tejidos que hemos rescatado. Siempre que se confecciona se tiende a desaprovechar muchísima tela que nunca debería perderse y nosotras somos fieles defensoras de aprovechar hasta el último centímetro, sobre todo además queda super favorecedor allá donde tengamos que dormir agustito. Eso si, siempre forrados con nuestro algodón ecológico que respeta nuestros ojos y piel.