Porque, como en la vida misma, las rosas pueden ser de infinitos colores y a nosotras, que nos vuelve locas todo lo diferente y único, el azul nos parece un color precioso.para vestirlas.

Este abanico ya se vendió y fue a parar a una preciosa madrina que lo lució a juego con su vestido azul marino y sus zapatos color nude. PEEEEROO como los diseños son infinitos y nunca uno es igual a otro, si te gusta el diseño y quieres que reproduzcamos uno en los colores y las flores que tu prefieras, no dudes en escribirnos en nuestro formulario de contacto y nos pondremos a trabajar en ello.