Este abanico nos tiene enamoradas la verdad, no solo porque nos encanten las rosas azules, tan únicas y difíciles de encontrar, si no porque nos resulta un complemento llamativamente bello, quizá de esos por los que todo el mundo te pregunta dónde lo has comprado. Y lo mejor de todo todo todo es que es único, nadie más que tu lo vestirás y lo lucirás siempre.

Si te gusta y quieres más información, ponte en contacto con nosotras y te informaremos sin compromiso. Aunque te confesaré que el día que por fin salga de nuestro taller, alguna lagrimita echaremos.